martes, 24 de noviembre de 2015

LOS MEXICANOS, DIOSES DE OTRAS CIVILIZACIONES
AÑO 5, No.61, ABRIL 2001

LOS MEXICANOS DIOSES DE OTRAS CIVILIZACIONES REVISTA GEFAO
     NUESTROS ANTIGUOS MEXICANOS alcanzaron una desarrollada ciencia y tecnología que les permitió erigir las ciudades más grandes y bellas del mundo, así como el conocer todos los rincones de la tierra, en donde, las diversas tribus los señalaron como sabios o dioses por su bondad y porque a pesar de su alta civilización, nunca pretendieron esclavizar a esas sociedades.

     Fue tal, la elevada civilización de nuestros antiguos mexicanos que fabricaron y conocieron el uso de aeronaves, con las cuales, descendieron, como dioses, entre los primitivos y les enseñaron como empezar a florecer sus culturas. Llevaron a esos lugares el Conocimiento de la Sagrada Religión Mexicana.

Piedra labrada encontrada en la Zona Maya
Piedra labrada encontrada en la Zona Maya

     El escritor G.W. Stephens, en su obra «Los Mayas ¿Astronautas de la antigüedad», explica que «los Mayas no empleaban vehículos de ruedas porque no los necesitaban. Esto tiene un corolario que seguramente, no será del gusto de la ciencia oficial: no disponían de vehículos de ruedas porque contaban con un mejor sistema de transporte».

     El investigador, agrega que de esos vehículos, hay remembranzas en todas las crónicas antiguas conocidas. Por ejemplo el del llamado profeta Ezequiel que describió una «rueda como de piedra preciosa», que estaba labrada y «podía marchar hacia cuatro lados sin moverse durante la marcha». Cuando los dioses viajaban en ellas se movían «las ruedas también se movían con ellos» y cuando los «dioses» ascendían desde el suelo «las ruedas subían también».

Estela Sumeria con representación de Aparatos Aereos
Estela Sumeria con representación de Aparatos Aereos



Si deseas conocer  y adquirir nuestras revistas, contactanos en Casa EDITORIAL GEFAO.
Av. Balderas No.44 Desp. 210, Col. Centro, México D.F. Tel.: 5512 9442. 
www.revistagefao.com, e-mail: contacto@revistagefao.com