lunes, 21 de julio de 2014


La Moderna Naval acude a la Naval Azteca

Año 10, No.111, Enero-Febrero 2008


        

         El alto costo del transporte de los barcos mercantes en nuestra época actual, ha obligado a los navieros de los principales países del mundo, a acudir a la tecnología Náhuatl, en el uso de las velas giratorias que le dio a nuestros antiguos mexicanos el poder sobre los océanos para llevar su cultura y su  fuerza guerrera a todas partes de la tierra, al grado de llamarlo desde la época atlante: el Poseidón, el Dios de los mares, los hombres del mar.

Los elevados precios del petróleo, actualmente, no permiten que el transporte de la mercancía por barco sea económica, sino por el contrario, es incosteable, pese al enorme tonelaje que puede transportar estos actuales barcos de carga.

Estas contradicciones mega económicas, hacen cada vez menos rentable transportar mercancía por barco, pues cuyo costo de traslado sobrepasa su valor. La aparente rapidez y seguridad de itinerarios se ve empantanada por conflictos y recesión de sistemas centralistas que se vuelven caros, inoperantes e inseguros.

Actualmente, en Hamburgo, Alemania, construyen un carguero moderno de 17 mil toneladas con velas y motor auxiliar. Sus velas a acero inoxidable se despliegan y orientan automáticamente a través de computadoras. Usa poca tripulación y alcanza una velocidad de 14 a 16 nudos, y se a comprobado que el motor diesel es más lento.

Barco impulsado por Vela, cortesía de SkySails
Para una mejor comprensión debemos recordar que un nudo equivale a una milla marítima, la cual significa un kilómetro 852 metros; entonces 16 nudos son más de 29,632 metros por hora.
En Japón, la empresa Aitoki-Nippon, construyó su primer barco con velas para transportar petróleo. Esta nave tiene un peso de mil 600 toneladas, viaja sobre rutas flexibles y es mucho más económico su transportación.



Asimismo, se están realizado estudios para un barco denominado hidro ala, es un barco con una ala para el agua. Van sumergidas según la velocidad que hace que el casco se levante y son mas pequeñas que las de un avión. Este diseño, posiblemente, este inspirado en los barcos incas, los cuales contaban con una quilla apoyada por dos alas a los costados que le permitía tener mayor velocidad en alta mar.

El navegante Cristóbal Colón, en sus apuntes e informes, dijo que en uno de sus viajes por el mar Caribe, cuando se dirigía de Cuba hacia Centro América, se encontró con un barco Maya, tan grande como las carabelas que conducía, pero esas naves tenía velas giratorias que permitían maniobrar con mayor rapidez la embarcación.
Barco de Velas

El almirante genovés, de inmediato ordenó izar las banderas y desplegar las velas que tenían la insignia de la cruz gamada color rojo escarlata o cruz simétrica, para indicar a los navegantes mexicanos que contaban con los permisos oficiales legales para incursionar por aguas mexicanas.

Para mejor comprensión colocamos unas fotografías de estos modernos navíos, algunos de ellos con velas giratorias de acero sumamente delgado, y de qué manera es colocada las alas para que el barco tenga una mayor velocidad, al igual que los antiguos barcos mexicanos e Incas.
Embarcación con Velas Giratorias


Existen pocos datos acerca de la naval que manejaron nuestros antiguos mexicanos, sin embargo, hay pequeños datos históricos que nos dan a comprender la magnitud de aquella naval del Magno Imperio Azteca, a pesar, de que el invasor europeo trató de borrar la memoria histórica de nuestra gran nación.
Desde antes de la Era y después de ella, hasta el año mil 500, el Magno Imperio Azteca tuvo tratados internacionales con los países de Europa, África y Asia,  relacionados con el comercio, diplomáticos y de limítrofes y soberanía de aguas marítimas, como hoy existen en el mundo.


En el libro «Historia de una América Antigua», el autor dice que cuando los portugueses en la época de Enrique el Navegante se lanzaron a la aventura de llegar al continente de Anáhuac o América, para llevar los fines de invasión, sus barcos tenían que llevar velas y banderas con la cruz roja de aspas o simétrica. Y su tripulación debería llevar pasaporte y cartas de sus respectivos gobiernos para demostrar que su viaje era legal y por tener permiso de navegar sobre las aguas mexicanas.