lunes, 5 de enero de 2015





Súper Urbanización Azteca

                                                                               Año 5, No. 58 Enero 2001



La suprema urbanización del Magno Imperio Azteca fue una de las más bellas del mundo. Su avanzada planificación contaba con todos los servicios públicos, con una amplia red de drenaje y de tubería para el transporte de agua potable, así como amplias explanadas y calzadas de gran longitud dirigidas hacia los cuatro horizontes.
El islote en donde fue fundada la Gran Ciudad de México Tenochtitlán, tenía una superficie de aproximadamente 14 kilómetros cuadrados y estaba dividido en cuatro barrios y que correspondían a los cuatro rumbos del mundo.

Ciudad de México-Tenochtitlán

El quinto rumbo correspondía al centro de la Gran Ciudad,  específicamente en el centro ceremonial en donde estaba erigido el esplendoroso Templo Mayor, lugar santo a donde convergían las cuatro grandes y principales calzadas.

Por su parte, el comentarista Clavijero, comentó que en Tenochtitlán había hospitales para los viejos y enfermos, y otros nosocomios para investigar las enfermedades incurables y extraordinarias. En la ciudad de Colhuacán, el venerable Señor Moctezuma estableció un hospital para inválidos y otro para militares y civiles que habían servido al Imperio.
En cuanto a educación, construyeron escuelas para educación media y Universidades, tanto en la ciudad de México Tenochtitlán, como en las demás poblaciones del Imperio. A la Universidad se le llamó el Calmécac y a los planteles de educación media Tepochcalli.

Templo Mayor o Teocalli


Respecto a la urbanización, todas las poblaciones del Magno Imperio Azteca tenían red de drenaje y tubería de agua potable en cada una de las casas, pues todas contaban con sus respectivos baños, e incluso algunas otras tenían albercas privadas. Este servicio público permitió que las calles y el lago de Tenochtitlán se mantuvieran siempre limpios.

Acueducto de Chapultepec

La distribución de agua en Europa se aplicó cien años después de la invasión a México, y fue en la ciudad de Versalles, pues aquella época, la falta de estos servicios, causaba que las calles de las ciudades europeas fueran casi un basurero, principalmente sus callejones. 

Canales de México-Tenochtitlán


Si deseas conocer  y adquirir nuestras revistas contactanos en Casa EDITORIAL GEFAO.
Av. Balderas No.44 Desp. 210, Col. Centro, México D.F Tel.: 5512 9442 
e-mail: revistagefao@gmail.com